Áreas del Laboratorio.

Contamos con unidades especializadas, en el análisis por diversos métodos clínicos, equipadas con instrumentos de última generación; que son operados por nuestro personal profesional químico.


Química Clínica

La Bioquímica clínica es la rama de las ciencias del laboratorio clínico dedicada al estudio in vitro de propiedades bioquímicas, con el propósito de suministrar información para la prevención, diagnóstico, pronóstico y el tratamiento de las enfermedades.

Química sanguínea es una serie de pruebas de sangre que analizan diversos elementos en el suero sanguíneo; aunque estos pueden extenderse hasta 27 o 30, el examen básico consta de 6 elementos:

Glucosa: indicador útil para el diagnóstico de diabetes tipo I y II.

Urea: indicador para diagnosticar si existe una función renal disminuida.

Creatinina: útil para monitorear el funcionamiento de los riñones.

Ácido úrico: su aumento puede indicar gota y/o enfermedad renal crónica.

Colesterol: útil para conocer si existe riesgo de enfermedad cardiovascular o dislipidemias.

Triglicéridos: su incremento puede conducir a enfermedades de las arterias coronarias.

¿Sabes que debes incluir un chequeo de exámenes anual? ten en cuenta que existen estudios de gabinete y análisis de laboratorio que son fundamentales para un buen diagnóstico.

Hematología

La hematología es la especialidad médica que se dedica al tratamiento de los pacientes con enfermedades de la sangre o hematológicas, su campo de actuación es el diagnóstico, tratamiento, estudio e investigación de la sangre y los órganos hematopoyéticos tanto sanos como enfermos.

Examina a los elementos celulares (hematíes, leucocitos y plaquetas) y sus proporciones relativas, el estado general de las células y las alteraciones que ocurren con diversas enfermedades. Cada elemento celular cumple con funciones fisiológicas específicas, así los hematíes o glóbulos rojos tienen funciones importantes siendo el trasporte de oxígeno y dióxido de carbono la más trascendental, los leucocitos o glóbulos blancos, son indispensables en el sistema inmunitario mientras que las plaquetas tienen un papel preponderante en el proceso de coagulación de la sangre. Todas las células son necesarias en proporciones adecuadas con recuentos celulares que permite cumplir roles particulares, por lo que la hematología identificará desequilibrios existentes.

Las pruebas de laboratorio en hematología son variadas, destacando por ser rutinarias, el hemograma completo; análisis que permite el recuento y verificación de los diferentes tipos de células que constituyen la sangre, las cuales son manejadas bajo parámetros clínicos internacionalmente homologados.

Uroanálisis

El uroanálisis es una parte integral de los exámenes rutinarios en el laboratorio clínico, su utilidad en la obtención de importante información como el diagnóstico de enfermedades de los riñones, del tracto urinario, del hígado, desordenes metabólicos, así como monitoreo de la efectividad en el tratamiento de problemas crónicos y en la investigación de condiciones asintomáticas son características que le dan un valor incalculable en el cuidado de la salud.

Un examen general de orina, también llamado uroanálisis, consiste en una serie de exámenes efectuados sobre la orina, constituyendo uno de los métodos más comunes del diagnóstico médico. Un examen completo consta de varias determinaciones: un examen macroscópico, un examen físico-químico, un examen microscópico y si fuera necesario, un urocultivo.

El análisis físico-químico se puede efectuar mediante tiras reactivas cuyo resultado se leen de acuerdo a los cambios de color.

El análisis de orina puede ayudar al médico a diagnosticar enfermedades, para su posterior control y tratamiento.

Inmunología

Es la especialidad médica que se centra en el estudio, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades relacionadas con el sistema inmunitario como consecuencia de los órganos tejidos y células que modulan la respuesta de organismo ante la presencia de agentes patógenos externos (bacterias, virus, parásitos, toxinas, etc.).

La finalidad del inmunoanálisis es medir o detectar la sustancia que se pretende analizar.

Los usos fundamentales de los inmunoanálisis son los siguientes:

  • Medición de los niveles de hormonas, por ejemplo; de las hormonas tiroideas o de estrógenos.
  • Medición de ciertos metabolitos en suero, cuya cantidad o presencia son indicativas de daño celular, como las troponinas (marcadores biológicos miocárdicos), que indica la existencia de un infarto de miocardio.
  • Detección de virus como los de diferentes hepatitis.
  • Detección de cáncer o de células tumorales.
  • Detección de la exposición de agentes infecciosos, por ejemplo de la rubeola o toxoplasmosis en mujeres embarazadas o personas inmunodeprimidas.
  • Detección de metabolitos cuya presencia o exceso en la sangre son indicadores de problemas fisiológicos.
  • Medición de los niveles de medicamentos, drogas de abuso y toxinas en sangre.
Preparación del paciente

En general, el paciente no ha de seguir instrucciones especiales. Solo en algunos casos la recogida de la muestra deberá hacerla de forma secuenciada (en distintos momentos) y en otros se les pedirá que sigan determinadas restricciones dietéticas.

En cualquier caso, la persona a la que se le ha de realizar el inmunoanálisis recibirá instrucciones precisas por parte del laboratorio.

Serología

Es el estudio que permite comprobar la presencia de anticuerpos en la sangre, es una prueba fundamental a la hora de realizar transfusiones y donaciones; este se basa en un examen serológico que tiene como fin conocer la exposición o presencia previa de un microorganismo patógeno en particular y a partir de ella la capacidad de respuesta del individuo a tal infección.

Este examen se realiza también para descartar sospechas de una infección. Si se encuentran razones para diagnosticar una enfermedad existente, el examen se puede repetir a dos semanas de la primera muestra sanguínea. La serología permite detectar infecciones o que tanto, el individuo, es inmune a una infección o enfermedad específica.

Las enfermedades detectables con la serología son las siguientes:

  • VIH
  • SÍFILIS
  • HEPATITIS VIRAL
  • BRUCELOSIS
  • TOXOPLASMOSIS
  • AMIBIASIS
  • SARAMPIÓN
  • RUBEOLA
  • INFECCIÓN MICÓTICA
  • ENFERMEDADES DE VÍAS RESPIRATORIAS BAJAS.
  • UNA VARIEDAD DE ENFERMEDADES MÁS.

Coagulación

La hemostasia es la forma en la que el cuerpo detiene la hemorragia de los vasos sanguíneos lesionados. La hemostasia es la coagulación de la sangre.

  • Tener demasiado poca coagulación puede causar un sangrado excesivo debido a lesiones menores.
  • La coagulación excesiva puede obstruir los vasos sanguíneos que no sangran.

Por consiguiente, el organismo posee mecanismos de control para limitar la coagulación y disolver los coágulos que ya no se necesitan.

La obstrucción de vasos sanguíneos del cerebro puede causar accidentes cerebro-vasculares y la obstrucción de los vasos que se dirigen al corazón pueden causar infarto.

Los coágulos de las venas de las piernas, de la pelvis o del abdomen pueden viajar a través del torrente sanguíneo hasta los pulmones y ahí obstruir las arterias principales (embolia pulmonar).

La hemostasia comprende 3 aspectos principales:

  • Estrechamiento (contracción) de los vasos sanguíneos.
  • Acción de las partículas similares a células que intervienen en el proceso de coagulación (plaquetas).
  • Actividad de unas proteínas presentes en la sangre que trabajan junto con las plaquetas para ayudar a la coagulación (factores de coagulación).

Parasitología

Ciencia que estudia los parásitos y las relaciones entre ellos y sus hospedadores.

Incluye el estudio de los protozoos parásitos, helmintos y artrópodos.

Hay muchos tipos de análisis de laboratorio para diagnosticar enfermedades parasitarias. El tipo de análisis que solicite su médico se basará en sus signos y síntomas, cualquier otra afección médica que pueda tener y sus antecedentes de viajes. El diagnóstico puede ser difícil, por lo que su proveedor de atención médica posiblemente le indique más de un tipo de análisis.

¿Qué tipos de análisis se usan para diagnosticar enfermedades parasitarias?

Examen fecal (de las heces), también llamado análisis de huevos y parásitos.

Este análisis se usa para detectar parásitos que provocan diarrea, heces blandas o líquidas, cólicos, flatulencias (gases) y otras enfermedades abdominales. Se recomienda contar con tres o más muestras fecales, obtenidas en días diferentes, para el análisis. En este análisis se buscan huevos o los parásitos.

El laboratorio puede indicarle que coloque las muestras fecales en recipientes especiales con un líquido conservante. Las muestras que no se guarden en líquido conservante deben estar refrigeradas, pero no congeladas hasta que se las entregue al laboratorio.

El medico puede solicitar al laboratorio el uso de tinciones especiales o análisis especiales para buscar parásitos que no se analizan de manera rutinaria.

Parasitología en sangre

Algunas infecciones parasitarias pueden detectarse mediante análisis de sangre. Con los análisis de sangre se busca una infección parasitaria específica; no hay análisis de sangre para detectar todas las infecciones parasitarias.

Bacteriología

La bacteriología clínica estudia las características morfológicas y fisiológicas de las bacterias patógenas en humanos. El estudio está aplicado al diagnóstico de laboratorio de las principales enfermedades infecciosas de origen bacteriano, así como su tratamiento, prevención y control.

Para identificar las causas y elaborar una terapia eficiente es imprescindible aislar e identificar los microorganismos. Después se efectúan las correspondientes pruebas de sensibilidad de los agentes para comprobar la eficiencia del agente terapéutico.

La sección de bacteriología clínica agrupa las áreas de bacteriología general, anaerobios, hemocultivos, antibióticos y resistencia antimicrobiana.

Bacteriología general. En esta área se llevan a cabo los cultivos de todas las muestras clínicas de los pacientes, se realizan los procedimientos de identificación y la susceptibilidad antimicrobiana de los microorganismos recuperados, ésta última de acuerdo con los estándares internacionales.

Anaerobios. En ella se realiza el diagnóstico de las infecciones por bacterias anaeróbicas. La mayoría son patógenos oportunistas que cuando salen de su hábitat natural penetran en tejidos del cuerpo normalmente estériles. Por ello, su aislamiento se hace con medios de cultivo y atmósferas especiales. Se realiza cultivo de Clostridium difficile en heces diarreicas y de otros organismos en líquidos y biopsias que normalmente son estériles.

Hemocultivos. En esta sección se hace el diagnóstico de las infecciones del torrente sanguíneo en pacientes. El cultivo de sangre es una herramienta definitiva para el diagnóstico y tratamiento de la bacteriemia el cual es un padecimiento de extrema gravedad y con un índice elevado de mortalidad.

Antibióticos y resistencia antimicrobiana. Esta es un área fundamental en la vigilancia de mecanismos emergentes de resistencia antimicrobiana. Es la encargada de confirmar los fenotipos de multidrogo resistencia de los aislados clínicos, mediante pruebas consideradas como estándar internacional.


Química Clínica

Hematología

Uroanálisis

Inmunología

Serología

Coagulación

Parasitología

Bacteriología